Escúchanos online

Varios pretendientes cortejan a la Bolsa italiana, que puede salir a la venta pronto

El mercado bursátil italiano podría verse atrapado en medio de una multimillonaria guerra de ofertas, si su propietaria, la London Stock Exchange Group, se ve obligada a venderla para terminar de empujar una adquisición histórica: la del proveedor de datos Refinitiv. De momento, las autoridades europeas antimonopolio decidieron revisar todo el acuerdo entre ambas empresas, que ronda los 27 mil millones de dólares, y ha hecho públicas sus preocupaciones sobre la afectación de la competencia y en torno a las empresas, pero sobre todo, en lo que tiene que ver con los datos y el comercio de bonos gubernamentales. Los reguladores han adelantado que es muy posible que tenga que deshacerse de ciertos activos para apaciguar estos temores, y de momento se filtró el nombre de al menos uno de estos activos: Borsa Italiana SpA. Este mercado con sede en Milán podría atraer ofertas de unos 3 mil millones de euros, equivalentes a 3,4 mil millones de dólares si se pone a la venta. Sin embargo, Borsa Italiana pertenece a los londinenses desde 2007, y no están seguros de vender porque totaliza el 14 por ciento de sus ingresos. Además, ahora el  mercado italiano es clave para mantenerse dentro de Europa tras el Brexit. Aun así, los británicos podrían verse forzados debido a una compleja trama empresarial que trataremos de explicar acá: Borsa Italiana es el mayor accionista de la plataforma de renta fija MTS, que a su vez estará bajo el mismo techo que Tradeweb Markets, la sede de bonos que respalda Refinitiv. Y  si el acuerdo se concreta, se creará un jugador dominante en el comercio de deuda pública de los gobiernos europeos. La Comisión Europea fijó el 27 de octubre próximo como límite para pronunciarse sobre la operación, en la que también quiere participar Euronext.