David Blanco.

Seguimos Al Ritmo de la Gran Pantalla en Golfo Radio,  una sección patrocinada por Viva México, tu restaurante de comida auténtica mexicana en Doha, Catar. Aprovechando la reciente celebración en España del Día de la Constitución, nos centramos en este programa en uno de los personajes, precisamente, menos constitucionales, pero también uno de los más relevantes del cine español.

Torrente es un policía corrupto, retrógrado, desagradable y pendenciero, creado en 1998 por Santiago Segura, guionista, director y protagonista de las cinco películas que se han realizado sobre este personaje. El personaje es despreciable y las películas son extremadamente vulgares, con un humor escatológico y poco elaborado, no obstante, son películas con una profunda capacidad crítica de la corrupción, los prototipos y, en general, de la sociedad española. Igualmente, hay que destacar la existencia de infinidad de detalles, la ausencia de miedo al ridículo y la capacidad de retrato del patetismo y lo cutre.

Además, una de las señas de identidad de la saga de Torrente es la abundancia de cameos de caras conocidas de la cultura, el deporte, la farándula o los medios españoles. Esto se ha convertido en un elemento muy reconocible de la mayoría de películas de Santiago Segura, una de las figuras esenciales en la industria del cine español, no tanto por la sofisticación o calidad de su cine, pero sí por su profundo conocimiento de los gustos del público y por su incontestable éxito  comercial.

De hecho, aunque su recorrido es limitado fuera de España, pues tienen un tipo de humor muy local, las películas de Torrente han sido grandes éxitos, y se han convertido en películas de culto reconocidas más allá de quienes las han visto. Esto aplica sobre todo a la primera película, que marcó el canon, y que probablemente no ha sido superada en las siguientes, si bien la quinta entrega recibió críticas bastante positivas.

Con reparos, y advirtiendo de la sordidez y falta de elegancia de la saga, sí que recomendamos la primera entrega, ‘Torrente, el brazo tonto de la ley’, por su relevancia y popularidad en la cultura audiovisual española. Con esto, nos despedimos hasta la próxima sección. Y lo hacemos, por supuesto, Al Ritmo de la Gran Pantalla.