Tras más de dos meses de incertidumbre y rumores de todo tipo, finalmente Ant Group acordó con los reguladores chinos un plan de reestructuración que convertirá al gigante de la tecnología financiera de Jack Ma en un holding financiero, lo que la obligará a cumplir con requisitos de capital similares a los de los bancos. El plan exige poner todos los negocios de Ant en dicho holding, incluidas sus ofertas de tecnología en áreas como blockchain y la entrega de alimentos a domicilio, según lo revelaron las fuentes familiarizadas con el asunto. Inicialmente, la propuesta de Ant era la de incluir solo las operaciones financieras en la nueva estructura.

China obliga a suspender la OPI de Ant, la mayor de la historia, tras interrogar a su dueño

Alibaba Group, que posee alrededor de un tercio de Ant, borró las pérdidas en las operaciones de Hong Kong tras conocerse la noticia. Algunos agentes del mercado habían estado especulando con que Ant podría verse obligada a dividirse, lo que ahora parece poco probable. El plan de reestructuración de Ant marca el primer gran paso en lo que se espera sea un largo proceso de revisión, ya que los reguladores elaboran requisitos de capital detallados y otras pautas para empresas que abarcan múltiples líneas de negocios financieros.

Jack Ma reaparece en público y Alibaba se dispara en Hong Kong

Aunque los cambios y requisitos que está detallando China son muy recientes, y muchos de los detalles aún se están resolviendo, las reglas proporcionarán más claridad regulatoria para Ant, y con toda seguridad obligará a la compañía a desacelerar el salvaje ritmo que la había convertido en la fintech dominante del país y una de las nuevas empresas más valiosas del mundo. Trascendió que aún explora posibilidades para reactivar su oferta pública inicial, que los reguladores detuvieron abruptamente en noviembre. Pero dado que el marco de la sociedad de cartera financiera es tan nuevo, no está claro cuánto tiempo les tomará a las autoridades aprobar una cotización.

LChR