Un grupo de firmas inversoras lideradas por EIG Global Energy Partners acordaron adquirir una participación de alrededor de 12.400 millones de dólares en una empresa que ostenta los derechos de explotar los oleoductos de Saudi Aramco.

El grupo adquirirá una participación del 49% en Aramco Oil Pipelines, una entidad de reciente creación con derechos a 25 años de pago de tarifas por el petróleo enviado a través de la red de conductos del gigante petrolero saudí, según dijo EIG en un comunicado. El acuerdo implica un valor total de capital de unos 25.000 millones de dólares para Aramco Oil Pipelines.

Saudí Aramco y China producirán hidrógeno azul con GNL

La operación forma parte del esfuerzo de Arabia Saudí por abrirse a la inversión extranjera y utilizar el dinero para diversificar su economía. La venta de activos también contribuye a que el gigante energético mantenga los pagos a los accionistas, así como las inversiones en yacimientos petrolíferos y proyectos de refinería. La empresa pagó recientemente un dividendo de 75.000 millones de dólares, el más alto de todas las empresas que cotizan en bolsa, casi todo el cual fue a parar al Estado.

Aramco se ha convertido en la tercera empresa más grande del mundo por valor de mercado, solo por detrás de Apple y Microsoft, tras una oferta pública inicial en 2019 en la que el gigante petrolero recaudó 25.600 millones de dólares por menos del 2% de sus acciones. «Esta transacción histórica define el camino a seguir para nuestro programa de optimización de la cartera», dijo el director ejecutivo de Aramco, Amin Nasser, en el comunicado. «La estructura de capital se verá reforzada con esta operación, que a su vez ayudará a maximizar la rentabilidad para nuestros accionistas».

La operación se ha descrito como un acuerdo de arrendamiento y retroarrendamiento. La empresa controlada por el Estado arrendará los derechos de uso de sus oleoductos a Aramco Oil Pipelines. La nueva entidad devolverá a Aramco el derecho exclusivo de explotación y mantenimiento de la red durante 25 años y cobrará a cambio las tarifas de la empresa matriz. Aramco seguirá manteniendo la propiedad de los oleoductos.

LChR