David Beriain y Roberto Fraile, dos reporteros internacionales reconocidos por su trabajo periodístico desde hace varios años, fueron asesinados en Burkina Faso, probablemente el pasado lunes y a manos de un grupo yihadista, cuando trabajaban en un documental sobre la conservación de la naturaleza.

Los reporteros se encontraban rodando un documental sobre adiestramiento de guardias forestales, centrado en particular en la protección de los elefantes. Los periodistas andaban acompañados por los guardias forestales y Rory Young, un ciudadano irlandés de la ONG Chengeta Wildlife, que también fue asesinado junto con los españoles.

Asociaciones de periodistas de España y del ámbito internacional entre ellas Reporteros Sin Fronteras han lamentado la tragedia y han pedido al gobierno de Burkina Faso que investiguen lo ocurrido ya que una tendencia en muchos lugares del mundo es el asesinato de periodistas y una impunidad muy grande que deja sin aclarar los asesinatos de los profesionales del periodismo.