La petrolera BP anunció pérdidas por 5.700 millones de dólares el año pasado, la primera en una década, ya que la pandemia afectó mucho la demanda de petróleo y la recuperación en 2021 ha sido mucho más lenta de lo esperado en medio de las duras restricciones de viaje a escala mundial.

Chevron pierde más de $5 mil millones en 2020 por el Covid-19

Sin embargo, a pesar del entorno débil, el director ejecutivo Bernard Looney dijo que la transición de la empresa hacia un futuro más verde seguía bien encaminada. Su objetivo es aumentar la generación de energía renovable a 50 gigavatios para 2030 desde los 3,3 GW actuales, al tiempo que recorta la producción de petróleo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Se espera, además, que el gasto de capital aumente a 13 mil millones de dólares este año, de los que 9 mil millones todavía se destinarán al petróleo y al gas, según lo adelantó el director financiero de la empresa, Murray Auchincloss.

Shell apuesta al trading de renovables y se aleja del crudo a largo plazo

Hablando de las perspectivas para 2021, Looney admitió que esperan que la demanda se recupere este año y que los inventarios mundiales vuelvan a su promedio de los últimos cinco años hacia el verano. Se espera también que los unos mercados globales de gas natural más ajustados respalden las ganancias, dijo BP. Las ganancias ajustadas en su negocio downstream, o refinación y marketing, en el cuarto trimestre colapsaron a $ 126 millones, menos de una décima parte de lo que era en 2019.

LChR/Reuters