El Gobierno de Brasil levantó las restricciones para la entrada de extranjeros en el país por vía aérea, aunque mantuvo la prohibición para los ingresos a través de vías terrestres y acuáticas.

La decisión, publicada en el Diario Oficial, permite la entrada de extranjeros por todos los aeropuertos brasileños. En el edicto, firmado por el ministro de Salud, Eduardo Pazuello, y el de Justicia, André Mendonça, queda establecido que los extranjeros podrán ingresar a Brasil siempre y cuando obedezcan «los requisitos migratorios adecuados».

Asimismo, turistas procedentes de otros países con estancias de corta duración, de hasta 90 días, deberán presentar a la empresa transportadora la comprobación de que poseen un seguro de salud válido en Brasil antes del embarque.