La demanda de energía de la India tuvo un comienzo inestable en el nuevo año con respecto a las ventas de combustibles para el transporte y la cocina durante las dos primeras semanas de 2021 disminuyendo respecto al mes anterior. Según reseña la agencia Bloomberg, la venta de diésel —el combustible más utilizado del país y un indicador de la salud económica­— se redujo en un 6,6% entre el 1 y el 15 de enero si se le compara con el mes de diciembre, pero un 3,5% con respecto al año anterior, según personas familiarizadas con los datos preliminares de los tres mayores minoristas del país.

 

Las ventas de gasolina, combustible para aviones y gas licuado de petróleo también disminuyeron mes a mes. Las ventas de combustible para motores, sin embargo, fueron un 8.5% más altas que el año anterior, y las personas favorecieron un mayor uso de vehículos personales para evitar el transporte público mientras la nación lucha por contener el brote de Covid-19. El GLP, que se utiliza para cocinar y calentar, también registró un aumento interanual en medio de la caída de las temperaturas.

 

La demanda general de petróleo de India se redujo en 2020 por primera vez en más de dos décadas después debido al confinamiento obligado por la pandemia. La flexibilización posterior de las restricciones y la demanda de festivales había ayudado a impulsar la demanda a finales del año pasado, pero desde entonces el consumo se ha reducido.

 

Los portavoces de Indian Oil, Bharat Petroleum y Hindustan Petroleum no pudieron comentar de inmediato sobre los datos provisionales. Los tres minoristas representan más del 90% de las ventas de combustible de la India.

 

LChR/Bloomberg