¡La reivindicación pudo más que la obligación! El Chelsea ganó este sábado la Liga de Campeones de la UEFA al doblegar 0-1 en partido final disputado en el Estadio Do Dragao, de Portugal, al Manchester City que partía como favorito en la contienda.

El alemán Kai Havertz, el fichaje más caro en la historia del club, anotó el gol de la diferencia cuando transcurría el minuto 42 de compromiso. Chelsea con una defensa y un módulo táctico muy ordenado controló el resultado sin pasar demasiados sustos, incluso, por momentos, en especial en la primera mitad, controló el juego de posesión, una verdadera proeza tomando en cuenta al rival que se tenía frente a frente.

Tuchel y su reivindicación 

Thomas Tuchel, director técnico alemán, destituido en diciembre pasado del PSG, al que llevó también a la final de la Liga de Campeones, le ganó la pulseada táctica a Josep Guardiola. La reivindicación total de uno de los entrenadores jóvenes más interesantes del balompié europeo.

César Azpilicueta, capitán de Chelsea, destacó los puntos positivos de un equipo que supo ganarle en más de una ocasión a uno de los grandes del año. «Este es el más especial de todos», comentó el español en referencia a este triunfo sobre los ciudadanos. «El equipo ha tenido esfuerzo, motivación, entrega… Como capitán tienes que sentirte orgulloso de todo eso. Vencimos al mejor equipo del mundo y toca celebrarlo», contó.

Guardiola y la resignación

Por su parte, a Guardiola le tocó el discurso de resignación. Se sabía obligado a levantar el máximo trofeo y aunque le extrañó la pasividad de sus dirigidos, destacó mucho más los puntos positivos que los negativos de la temporada.

«Hemos tenido una gran temporada y quiero quedarme con lo positivo. Hoy (sábado) fuimos algo pasivos en el primer tiempo, quizá, pero ya en el segundo tuvimos varias oportunidades claras que no se dieron. Toca trabajar para volver algún día aquí», expresó el entrenador, quien se quedó con las ganas de su tercer título continental.

La final de la UEFA Champions League marcó el final del calendario del balompié del viejo continente que ahora le abrirá los brazos a la Eurocopa a disputarse a partir del viernes 11 de junio.