Escúchanos online

La inflación en Uruguay cae mucho más rápido de lo previsto por los analistas

Uruguay, el país con grado de inversión con la tasa de inflación más alta del mundo, está presenciando una desaceleración de los precios al consumidor más rápido que lo predicho por los analistas, a pesar de que la política monetaria sigue enfocada en estimular la economía.

 

Tras haber subido a un máximo de 16 años en mayo, el banco espera que la inflación caiga por debajo del 7% por primera vez desde 2018 el próximo año, dijo el presidente del banco central, Diego Labat. El banco central también prevé que los precios caerán por debajo del 6% en 2022, cuando adopte un rango objetivo del 3% al 6% en septiembre de ese año. Si bien la inflación anual se ha reducido al 9,7% desde 11,1% en mayo, el organismo cree que una combinación de mensajes claros, el uso de una tasa clave como ancla y un plan para desdolarizar la economía, darán frutos.

 

Uruguay, el país sudamericano de 3,5 millones de personas encajado entre Argentina y Brasil, ha disfrutado de una mayor estabilidad económica y financiera que sus pares regionales en los últimos años con algunos de los costos de endeudamiento más bajos de América Latina, pero no ha podido controlar los aumentos de precios. Su tasa de inflación anual actual es más del doble que la de México, el siguiente país más alto entre los créditos de grado de inversión, que registró por última vez una tasa de 4.09%.

 

El banco mantendrá su tasa de referencia en 4,5% hasta al menos marzo, dijo Labat, que describió el nivel como expansivo, en un intento por ayudar al crecimiento, ya que las fronteras permanecen cerradas a los turistas para preservar los bajos niveles de infección por coronavirus. Si bien es raro tener una tasa clave tan por debajo de la tasa de inflación, Labat agregó que el enfoque actual del banco central es apoyar la economía. El banco espera que la economía se contraiga alrededor del 4% este año antes de crecer un poco menos del 4% en 2021.

 

LChR