El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone, calculó que Latinoamérica y el Caribe necesitarán de unos 150.000 millones de dólares solo para cubrir los costes de salud asociados con la pandemia de covid-19.

En una mesa organizada por la Agencia EFE, y con la pregunta central de ¿cómo lograr que América Latina tenga su propio Plan Marshall post COVID-19 de la misma forma que Europa ha conseguido aprobar su Plan de Recuperación Next Generation?, ha subrayado que los impactos de la pandemia han sido severos en la región.

 

Perú calcula que crecerá más de 10% en 2021 tras la frenada de los contagios

 

Con tan solo un 8 % de la población global, en la región han sucedido un tercio de las muertes por covid-19 a escala mundial, con gravísimas consecuencias económicas.

Además, a la pandemia se ha sumado en la región la peor temporada de huracanes en 50 años y la peor crisis de refugiados en el mundo, la de Venezuela, donde la comunidad internacional sólo ha aportado una décima parte de los recursos en comparación con la similar crisis siria, ha remarcado.

Claver-Carone sostuvo que dos senadores estadounidenses presentaron una propuesta bipartidista de recapitalización histórica de 80.000 millones de dólares para el BID, lo que permitiría que el récord de casi 22.000 millones que se puso a la región en 2020 «se convierta en la norma y no en una anomalía en un año de crisis».

En su opinión, el promedio normal de 12.000 a 14.000 millones de dólares sería claramente insuficiente para cubrir las necesidades de la región.

 

Argentina será la que salga peor de la pandemia, dice la OCDE

 

El BID va a lanzar el próximo 16 de febrero un plan histórico con las empresas americanas y regionales más grandes para un plan de acción constante para involucrar al sector privado en este plan Marshall. «Nos enfrentamos a dos caminos de dos realidades: la posibilidad de otra década perdida con mayor deterioro económico y social o de recuperación, reinversión y de oportunidad renovada».

Para escoger el segundo camino, la región requiere de fuentes adicionales y hay tres preguntas clave: cuánto se invierte, dónde y cómo, recalcó, para agregar que la década de recuperación debe ser enfocada en cinco áreas clave para lograr el mayor impacto que son: integración regional, economía digital, pymes, cambio climático e igualdad de género.

 

LChR/EFE