El desempleo en Brasil marcó un nuevo máximo histórico, tras la golpiza recibida por la economía durante la segunda oleada de coronavirus que contagió a millones de personas en todo el país. La tasa de parados alcanzó el 14,7% en el primer trimestre, ligeramente por encima de la estimación promedio, que la situaba en un 14,6%. Este porcentaje superó el récord registrado el pasado septiembre, cuando miles de empresas cerraron en lo que fue el primer pico de la pandemia. Este es el peor dato desde 2012, cuando se inició la última serie de medición.

La población desempleada en Brasil subió a 14,8 millones de personas, también la más alta registrada. Una cifra que pone de relieve los retos que tiene por delante la recuperación de la mayor economía de América Latina, cuyo gobierno redujo las ayudas de emergencia a los más pobres, y donde se espera que muchos trabajadores regresen al mercado laboral activo en los próximos meses.

Los encuestados por la agencia Bloomberg explican que ajustando la estacionalidad, el mercado laboral mejoró ligeramente y el nivel de empleo subió. Pero el panorama sigue siendo bastante sombrío. El número de personas que trabajan sigue siendo un 8,3% inferior a los niveles anteriores a la pandemia, el desánimo sigue siendo alto y los ingresos laborales totales siguen deprimidos. Una recuperación sostenida de las condiciones del mercado laboral depende crucialmente de las perspectivas de vacunación.

FMI: Los jóvenes latinoamericanos tendrán menores salarios si no recuperan las clases perdidas

Sin estrategia

Tras inyectar miles de millones de dólares de ayuda a la economía el año pasado, la administración de Jair Bolsonaro se está quedando sin margen. En el primer trimestre suspendió las entregas de dinero a los pobres, pero luego cambió y las restableció parcialmente. Al mismo tiempo, los esfuerzos de inmunización de Brasil se han retrasado: solo alrededor del 10% de la población está totalmente vacunada, y la popularidad del mandatario cayó al 24% en abril, el más bajo de su mandato, según una encuesta de Datafolha publicada este mes.

Según Goldman Sachs, el mercado laboral podría no repuntar rápidamente, ya que una parte del considerable número de personas comienza a buscar empleo y regresa a la actividad más rápido que la creación de nuevos puestos de trabajo.

LChR