La organización estadounidense sin ánimo de lucro Digital Dollar Project anunció que pondrá en marcha cinco programas piloto durante los próximos 12 meses para probar los posibles usos de una moneda digital del banco central, el primer esfuerzo de este tipo en Estados Unidos. Estos programas serán financiados inicialmente por Accenture, y en ellos participarán empresas financieras, minoristas y ONG, entre otras, con el objetivo de generar datos que ayuden a los responsables políticos a desarrollar un dólar digital.

El Proyecto Dólar Digital, una asociación entre Accenture y la Digital Dollar Foundation, se creó el año pasado para promover la investigación sobre una moneda digital del banco central estadounidense, conocida como CBDC. Estas son el equivalente digital a los billetes y las monedas, ya que ofrecen a sus titulares un derecho digital directo sobre el banco central y les permiten realizar pagos electrónicos instantáneos.

Diferencias

Mientras que las tarjetas de débito o las aplicaciones de pago son una forma de efectivo digital, esas transacciones son creadas por los bancos comerciales sobre la base del dinero que los bancos centrales acreditan en las cuentas de esos bancos. No están totalmente respaldadas por el gobierno, pueden tardar días en liquidarse y a menudo conllevan comisiones. Las criptomonedas, por su parte, están controladas por actores privados.

Los bancos centrales de todo el mundo, incluidos los de China y Europa, están impulsando proyectos de CBDC para defenderse de las amenazas de las criptomonedas y mejorar los sistemas de pago. Como guardián de la moneda más utilizada en el mundo, la Reserva Federal de actúa con más cautela. Está trabajando con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) para construir una plataforma tecnológica para un hipotético dólar digital, pero su presidente, Jerome Powell, dijo la semana pasada que es «mucho más importante» acertar con un dólar digital que ser rápido.

Un dólar digital también podría impulsar la inclusión financiera en Estados Unidos, donde las tasas de transacción impiden el acceso de muchos estadounidenses a los servicios financieros convencionales. Los programas, tres de los cuales se pondrán en marcha en los próximos dos meses, complementarán el proyecto del MIT de la Reserva Federal generando datos sobre los usos funcionales, sociológicos y empresariales, los beneficios y otras facetas, de un dólar digital. Los datos se harán públicos.

El director general de Accenture, David Treat, opina que los CBDC coexistirán con otras formas de dinero físico y electrónico, en lugar de sustituirlas. A su juicio, seguiremos usando billetes y monedas por un buen tiempo.

LChR/Reuters