El lento despliegue del sistema de gasoductos de 1.100 kilómetros de Pakistán ha obligado a la nación a encontrar nuevas formas de transportar el combustible para satisfacer el rápido crecimiento de la demanda de energía. LNG Easy, con sede en Singapur, invertirá 200 millones de dólares este año para desarrollar un sistema único en su tipo en Pakistán para utilizar camiones y ferrocarriles que trasladan el gas natural licuado descargado de los barcos a los usuarios industriales fuera de la red. LNG Easy importará 350.000 toneladas de GNL por año y planea aumentar los suministros a 1,2 millones de toneladas en dos años, dijo el director ejecutivo de la unidad de Pakistán de la compañía, Yasir Hamid, quien opina que hay un negocio “enorme” en Pakistán para los servicios de transporte de GNL por ferrocarril y camión.

Si bien la dependencia de Pakistán de los envíos de combustible al extranjero se ha disparado desde que comenzaron las importaciones en 2015, la infraestructura insuficiente ha dificultado el suministro a las partes más remotas del país. El gobierno y Rusia están planeando un gasoducto nacional que conecta las terminales de GNL del sur de Pakistán con el norte, que consume mucha energía, pero el proyecto se ha retrasado varios años y no comenzará la construcción hasta finales de este año.

LNG Easy, que opera en Myanmar, Singapur y Malasia, comenzará a transportar GNL desde los puertos de Pakistán a partir de agosto. PetroChina será el principal proveedor de GNL, aunque la compañía también ha firmado acuerdos de compra con Trafigura y Petroliam Nasional de Malasia, y está en conversaciones con QatarGas para comprar GNL fijo al precio del crudo. La compañía ve oportunidades de crecimiento adicionales en el sur y el sudeste de Asia, en países como Bangladesh, Vietnam y Filipinas, según su sitio web.

LChR/Bloomberg