En Estados Unidos el presidente Joe Biden firmó tres nuevas órdenes ejecutivas para regularizar la situación de miles de migrantes pero este camino no ha resultado tan fácil ya que ha encontrado trabas por el camino.

La primera medida establece un grupo de trabajo que tendrá como objetivo reunir a cientos de familias que solicitaban asilo y fueron separadas por el Gobierno de Trump.

Las otras dos medidas analizarán la alteración causada por el Gobierno de Trump al proceso de solicitud de asilo, restablecerán los fondos para los países de América Central destinados a combatir las causas fundamentales que provocan el desplazamiento de la población y revisarán el controvertido programa “Permanecer en México” y otras políticas del Gobierno de Trump que hicieron que obtener la residencia permanente fuera más difícil para los inmigrantes que recurrían a programas de asistencia pública, como los cupones de alimentos.

Esto se produce a la vez que activistas en defensa de la inmigración están condenando la deportación de cientos de solicitantes de asilo durante los primeros días de la presidencia de Biden, después de que un juez federal bloqueara temporalmente la moratoria de 100 días implementada por el presidente a muchas de las deportaciones.

Un vuelo en el que viajaban personas que iban a ser deportadas partió de Estados Unidos a Haití. El periódico The Guardian informa que casi dos docenas de solicitantes de asilo africanos tienen su deportación programada para esta semana.

Por otra parte, el Gobierno de Biden también planea liberar 1.300 millones de dólares en ayuda retrasada para los esfuerzos de recuperación de Puerto Rico después del huracán María de 2017. La ayuda también está destinada a contribuir a proteger la isla contra futuros desastres climáticos.

El Gobierno federal también eliminará las restricciones impuestas por Trump sobre unos 4.900 millones de dólares adicionales para asistir a Puerto Rico.

Los fondos forman parte de un paquete de 20 mil millones de dólares que el Congreso entregó al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano para ayudar a Puerto Rico después del huracán María. El periódico The New York Times informa que se ha desembolsado menos del 1 % de ese dinero.