El sector de los juegos y los deportes electrónicos en Arabia Saudí, valorado en 1.090 millones de dólares, podría duplicarse o incluso triplicarse en los próximos tres años, según un actor líder de la industria. El reino es actualmente el decimonoveno mercado de juegos más grande del mundo y está experimentando un crecimiento masivo del 41,1 por ciento interanual con más de 21,2 millones de jugadores en todo el país.

Los analistas de Webedia Esports Agency, a través de su brazo local Webedia Arabia Group, con sede en KSA, Emiratos Árabes Unidos y Líbano, habían adquirido SaudiGamer.com el mes pasado. “En dos o tres años podríamos duplicar o triplicar la cantidad de jugadores, la cantidad de dinero que se gasta, e incluso los ingresos que se generan», dijo el presidente de la junta directiva de Webedia Arabia Group y fundador de UTURN, Kaswara Al Khatib. «Yo diría que los 1.090 millones de dólares se duplicarían si comenzamos a tener nuestro propio desarrollo de juegos y a organizar nuestros propios torneos, cosa que está empezando a suceder, así que creo que es solo cuestión de tiempo hasta que alcancemos la cifra».

Unos tacones ridículamente altos disparan las ganancias de Zynga

Gracias al coronavirus

Al Khatib reveló que, durante el confinamiento impuesto por el coronavirus, hubo un aumento del 15-20 por ciento en la cantidad de jugadores en el reino, un 40 por ciento de ellos mujeres. «Tienes juegos a través de consolas, de computadoras portátiles y PC y teléfonos móviles. Creo que esto es lo que revolucionó el concepto de juego, porque no está en un único dispositivo”. Según las cifras, los juegos móviles lideran el mercado saudí con 19,3 millones de jugadores, las consolas 13,9 millones, las PC 13,4 millones y con las computadoras portátiles hubo un crecimiento del 57 por ciento en el segmento en comparación con el 49 por ciento en los EAU.

La industria del juego ha sido favorecida durante mucho tiempo por el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman y, a principios de este año, el Fondo de Inversión Pública con sede en Riad reveló que había adquirido más de 3 mil millones de dólares en acciones de tres fabricantes de videojuegos de Estados Unidos durante el cuarto trimestre del año pasado, incluyendo en su cartera a Activision Blizzard, Electronic Arts y Take-Two Interactive. En noviembre, una subsidiaria de la organización benéfica del príncipe heredero, la Fundación Mohamed bin Salman, dijo que compró una participación de un tercio en SNK Corp, el desarrollador japonés de King of Fighters y Samurai Shodown.

LChR