Escúchanos online

Este es el “Top 5” de los mayores riesgos empresariales en la región MENA

Los choques en los precios de la energía, la crisis fiscal y la propagación de enfermedades infecciosas se encuentran entre los mayores riesgos que preocupan a las empresas en Oriente Medio y África del Norte, según una nueva encuesta del Foro Económico Mundial. 2020 ha sido un desafío para las economías productoras de petróleo de la región, y los estados del Consejo de Cooperación del Golfo en particular, han tenido que afrontar un doble impacto por la pandemia de coronavirus y los bajos precios del crudo.

 

Además de los choques en los precios de la energía, las empresas de la región también están preocupadas por la inflación inmanejable y los ciberataques, según el estudio Regional Risks for Doing Business 2020 del WEF. El estudio incluyó más de 12.000 respuestas de líderes empresariales en 127 países, incluidos los de Asia oriental y el Pacífico, Eurasia, Europa, América Latina, el Caribe, MENA, América del Norte, Asia meridional y África subsahariana.

 

Preocupaciones globales

En todo el mundo, el desempleo surgió como la mayor preocupación entre los ejecutivos de empresas, seguido de cerca por las enfermedades infecciosas y la crisis fiscal. Las preocupaciones sobre los riesgos climáticos, como las catástrofes naturales y la pérdida de biodiversidad y el colapso de los ecosistemas, también subieron la lista de preocupaciones de los líderes empresariales.

 

Al comentar sobre los resultados del estudio, el director de riesgos del grupo de Zurich Insurance Group, Peter Giger, dijo que la pandemia está distrayendo a las empresas de ciertos riesgos a largo plazo que seguirán existiendo mucho después de que termine el brote. Sin embargo, agregó, la crisis actual también está teniendo el efecto positivo de llevar a muchas organizaciones a reevaluar sus prioridades.

 

Resiliencia

Según el presidente y director ejecutivo de Marsh, John Doyle, la crisis ha puesto de relieve la resistencia de las organizaciones. A su juicio, a medida en que las empresas miran hacia el futuro, tienen que lidiar con los riesgos inherentes a su negocio y simultáneamente con los cambios significativos en el comportamiento de los clientes y la fuerza laboral. Cree que una mayor dependencia de las infraestructuras digitales significará un marcado aumento en la exposición al riesgo cibernético.

 

En julio pasado, el Fondo Monetario Internacional revisó su pronóstico para la región, citando que es probable que las economías de la MENA se contraigan un 5,7 por ciento este año, y no un 3,3 por ciento como se había calculado inicialmente por el desplome de los precios. El FMI también redujo su pronóstico para la economía mundial, que dijo se contraerá en un 4,9 por ciento, no en un 3 por ciento.

 

LChR