*La leyenda fue un hombre marcado por el destino, siendo que los hechos en su vida han servido de ejemplo para varias generaciones.

Para muchas generaciones comenzar a jugar béisbol era querer ser como Hank Aaron, la gran estrella, el hombre de color, el hombre jonrón, el mismo que luchó contra todos los pronósticos para convertirse en un grande en la historia del béisbol.

Henry Joseph Hank Aaron falleció este viernes a la edad de 86 años producto de causas naturales.

La gran estrella de los Bravos de Atlanta ha sido el hombre que más tiempo ha permanecido con el récord del  departamento  de jonrones, hasta que en el año 2007 Barry Bonds lo superó al alcanzar  los 762 jonrones, destronando al rey del jonrón.

Sin embargo los puristas no consideran a Bonds como el líder de jonrones en la historia ya que  es sospechoso de haber utilizado sustancias prohibidas, mientras que Aarón logró sus 755 jonrones de manera limpia y transparente por lo que para muchos con sus 755 vuelacercas sigue siendo el jonronero más grande de la historia por delante incluso de Babe Ruth.

Hank Aaron fue un hombre marcado por la historia, con hechos únicos como por ejemplo haber sido el último jugador en haber sido llamado a las grandes ligas proveniente de las ligas negras del béisbol.

Pese a ser considerado por muchos como el líder de jonronea de todos los tiempos, por su poder al bate, también Aarón es el tercer mejor bateador de hits de la historia detrás de Ty Cobb y Pete Rose.

La marca que dejó Aarón fue sellada con su labor social y filantrópica en pro de las comunidades con menores posibilidades.