General Motors se rindió a la evidencia de la corriente y, al igual que multitud de fabricantes del sector automotriz, puso fecha al fin de los motores diésel y gasolina, al menos en lo que le concierne: el año 2035. Para entonces, el gigante de Detroit aspira a fabricar únicamente vehículos eléctricos, con el objetivo de ser neutral en carbono en 2040. Para conseguirlo, invertirá 27.000 millones de dólares.

 

Fiat y PSA se fusionan para crear Stellantis, el cuarto fabricante de autos más grande del planeta

 

2025: el punto de partida

Pero no es lo más significativo: GM anunció en el mismo comunicado que abandonará los motores de combustión en 2030, pero se comprometió a que cinco años antes el 40 % de los vehículos que venda se moverán por baterías, desde los SUV y crossover hasta las pick-up y sedanes.  El desembolso de los $27 mil millones incluye el desarrollo continuo de la tecnología de baterías Ultium de General Motors o la actualización de instalaciones como «Factory ZERO» en Tennessee para construir los EV. En esta línea, más de la mitad del equipo de desarrollo de productos y gasto de capital se dedicará a programas de vehículos eléctricos y autónomos.

 

Mercedes Benz presenta el EQA, su primer vehículo eléctrico que saldrá a la venta en febrero

 

Para algunos, General Motors llega tarde a esta carrera, en parte porque su CEO ha sido escéptica de la era de la electrificación, y ha sostenido en varias oportunidades que los EV tardarán décadas en convertirse en el medio de transporte dominante. Mary Barra no niega la tendencia, pero cree que la transición de los vehículos de combustión a los eléctricos aún llevará mucho. La lógica la acompaña: hablamos de un mercado de al menos 250 millones de vehículos solo en los Estados Unidos.

Pero 2035 es una fecha que se antoja lejana si consideramos a otras marcas. Honda dejará de fabricar coches equipados con motores térmicos puros a finales de 2022 en el mercado europeo. El Grupo PSA, Renault, Maserati y DS harán lo propio en 2025, mientras que Bentley y Volvo apuestan por 2030 para lograr vender solo modelos electrificados, o eléctricos puros. También los camiones diésel están sentenciados: los siete principales fabricantes han acordado su fin una década después, para 2040.

 

LChR