Escúchanos online

Goldman Sachs se une a Citi y recomienda invertir en deuda emergente

Quizás otro inminente avance farmacéutico será lo que marque la pauta en los mercados emergentes de cara a 2021.

 

Las acciones, las monedas y los bonos de las naciones en desarrollo subieron por tercera semana en los últimos cinco días ante la perspectiva de un lanzamiento de la vacuna contra el coronavirus en los meses venideros, lo que superó la preocupación de que el aumento de las infecciones conduciría a restricciones más duras en el corto plazo. Subrayando el optimismo de los inversores, una medida de la volatilidad implícita de las monedas cayó al mínimo en casi cuatro meses.

 

Se espera que los mercados emergentes superen al resto del mundo a medida que se produzca un repunte económico mundial a partir del segundo trimestre, según Goldman Sachs. Con una menor incertidumbre política tras las elecciones de Estados Unidos y la posibilidad de más noticias positivas sobre las vacunas, analistas y los inversores de BlackRock, JPMorgan y Morgan Stanley han estado señalando oportunidades en activos de riesgo que se han quedado atrás de sus pares. Según sus análisis, los inversores deberían “pasar a posiciones procíclicas hacia fin de año en lugar de esperar a que los datos económicos se vuelvan más significativos”. Según los informes, es probable que el mercado “posponga las preguntas difíciles sobre la producción y distribución de vacunas para más adelante”.

 

Citigroup sale a la caza de “ofertas inminentes” desde Rusia a Suráfrica

 

Los hallazgos de la etapa final de los estudios de vacunas de AstraZeneca se publicarán en breve, luego de los éxitos de los ensayos de Pfizer y Moderna. Lo que está en juego para las naciones de ingresos bajos y medios es inmenso, ya que la vacuna Astra cuesta una fracción del precio establecido por Pfizer y se fabricará en varios países, desde India hasta Brasil.

 

Si se considera que hay más de 17 billones de dólares en deudas con rendimiento negativo en todo el mundo, los inversores seguirán atraídos por los mayores rendimientos que ofrecen los activos de los mercados emergentes, ya que los bancos centrales mundiales están mostrando poca disposición a reducir sus políticas de apoyo económico actuales.

 

LChR

 

El Golfo busca nuevos “bonos verdes” tras los $600 millones recogidos por Catar