Los reguladores del Reino Unido están investigando si una nueva iniciativa de privacidad de Google perjudicará la capacidad de los editores para generar ingresos, en la primera gran investigación antitrust posterior al Brexit. La Autoridad de Competencia y Mercados dijo esta semana que revisará la medida del gigante tecnológico para frenar las formas en que se recopilan los datos publicitarios, porque la medida podría «socavar la competencia en la publicidad digital, afianzando el poder de mercado de Google».

 

La investigación británica se suma así a los dolores de cabeza legales de Google en todo el mundo. La californiana, como ya hemos adelantado en Golfo Radio, enfrenta demandas del Departamento de Justicia de Estados Unidos y de varios estados por prácticas supuestamente anticompetitivas.

 

ANÁLISIS: ¿por qué acusan a Facebook de monopolio y qué significa?

 

La CMA, cada vez más centrada en la tecnología, se está preparando para presentar un nuevo regulador digital más adelante en la primavera con poderes para controlar a las empresas designadas como con estatus de mercado estratégico. Sin embargo, la nueva investigación se produce antes de esos cambios y se centra en la decisión de Google de restringir las cookies que ayudan a los anunciantes a controlar los hábitos de navegación de los clientes y determinar la eficacia de los diferentes anuncios. Chrome, de Google, es el navegador web dominante, y los cambios serán seguidos por productos rivales basados ​​en su tecnología, como Edge, de Microsoft.

 

LChR