La administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunciará más políticas que su administración considera necesarias para abordar el cambio climático, por lo que está instando a China a endurecer uno de sus objetivos sobre las emisiones de gases de efecto invernadero. Aunque la asesora climática de la Casa Blanca, Gina McCarthy, no adelantó cuáles serían esas medidas, un documento filtrado a la prensa hablaba de una orden general para combatir el cambio climático en todo el país y elevar el tema como una prioridad de seguridad nacional.

 

Estas instrucciones se suman a las que ya dictó Biden al asumir su mandato el pasado 20 de enero, cuando emitió rápidamente órdenes ejecutivas cancelando el oleoducto Keystone XL que importaría petróleo de arenas bituminosas de Canadá, y se reincorporó de nuevo al acuerdo climático de París de 2015, ambas decisiones revirtiendo las políticas de Donald Trump en sus cuatro años en el cargo, durante los que revocó alrededor de 100 regulaciones sobre el clima y el medio ambiente mientras perseguía una política de «dominio energético» para maximizar la producción y las exportaciones de petróleo, gas y carbón.

 

Las empresas pagarán hasta tres veces más por contaminar, advierte el Banco de Inglaterra

 

En este contexto climático, las diferencias con China no han desaparecido a paesar del cambio de administración. Reseña Reuters que el enviado especial de Biden para el Clima, John Kerry, dijo que el compromiso asumido por los asiáticos de convertirse en carbono neutrales en 2060 cuando el consenso general era lograrlo antes de 2050, “no era lo suficientemente bueno”. Ahora, la administración Biden ha comenzado a aplicar presión diplomática sobre los países para que trabajen más duro en el clima.

 

LChR/Reuters