La empresa de salud digital Akili recogió 110 millones de dólares en su cuarta ronda de financiación, con el respaldo de varios grupos farmacéuticos, mientras trabaja para ampliar su gama de productos más allá de su aplicación estrella, EndeavorRx. Cuando la FDA lo aprobó en los Estados Unidos el año pasado, se convirtió en el primer (y hasta ahora único) tratamiento para el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) a través del uso de videojuegos. Poco tiempo después, también recibió la luz verde en Europa.

Pero EndeavorRx también se está probando para otras indicaciones, como el pensamiento confuso presente en los supervivientes del COVID-19, una afección conocida a veces como «niebla cerebral».

La nueva financiación, que va acompañada de un préstamo de 50 millones de dólares, se destina a la continuación del despliegue de la aplicación, así como a la cartera de productos terapéuticos digitales con receta de Akili para «una serie de trastornos cognitivos crónicos y agudos», según la empresa con sede en Boston.

La serie D fue dirigida por Neuberger Berman Funds y contó con la participación de otros inversores, como las divisiones de Capital de Riesgo de fabricantes de medicamentos como Shionogi, Amgen y Merck KGaA. La ronda de financiación eleva el total de fondos propios de la empresa a alrededor de 230 millones de dólares, lo que es un indicador del creciente apetito de los inversores por las empresas que operan en la categoría de la terapéutica digital.

A principios de esta semana, por ejemplo, el desarrollador de aplicaciones de pérdida de peso y fitness Noom recaudó la friolera de 540 millones de dólares en su última ronda de serie F, que utilizará para ampliar su plataforma a otras áreas como la hipertensión arterial, la diabetes, el estrés y los trastornos del sueño.

«Este es el último hito en lo que ha sido un viaje revolucionario para Akili», dijo el director financiero de la empresa, Santosh Shanbhag. «Nos permitirá llevar EndeavorRx al mayor número posible de pacientes adecuados, avanzar en nuestra tecnología principal, ampliar nuestra huella global y financiar la investigación en una amplia gama de deficiencias cognitivas», añadió.

Un videojuego para ayudarlos a todos

EndeavorRx pretende mejorar la capacidad de concentración de los niños pidiéndoles que gestionen tareas que compiten entre sí y que cambien la atención entre ellas mediante gráficos similares a los de un videojuego y recompensas digitales a través de una tableta. En Estados Unidos se ha aprobado para niños con TDAH de entre 8 y 12 años, pero Akili está trabajando ahora para ampliar su uso a adolescentes de entre 13 y 17 años, así como a adultos con TDAH, además de implantarlo en Europa y Japón.

Otros programas en fase de I+D se centran en la disfunción cognitiva en la depresión y la esclerosis múltiple, el trastorno del espectro autista, una herramienta de evaluación cognitiva y una aplicación de juegos que combina el entrenamiento cognitivo y físico.

Akili forma parte de un grupo de empresas fundadas por PureTech Health.

LChR