El director ejecutivo de Renault, Luca de Meo, advirtió que una escasez global de semiconductores podría resultar en más cierres de plantas y afectar la producción del fabricante de automóviles francés este año. Al presentar los resultados anuales de la compañía, reveló que asegurar suficientes chips es «una pelea diaria», y aún se espera que el cuello de botella de los semiconductores alcance su punto máximo en el segundo trimestre, lo que podría reducir la producción en al menos unos 100 mil autos de la firma este año. En 2020 vendió 2,95 millones de unidades.

Renault es el último fabricante de automóviles en advertir sobre los efectos duraderos de los enredos de la cadena de suministro que están reverberando en toda la industria, haciendo inactivas las fábricas y aumentando el daño de la pandemia. La compañía francesa ya ha parado plantas en Europa y el norte de África este año. General Motors ha pronosticado que la escasez recortará entre 1.500 y 2.000 millones de dólares sus ganancias ajustadas en 2021. Ford admitió que la producción del primer trimestre podría reducirse hasta en un quinto y reducir las ganancias brutas entre mil y 2,5 mil millones de dólares.

General Motors extiende el recorte de producción por la crisis mundial de semiconductores

Las predicciones de daños generales al sector son sombrías. El consultor AlixPartners dijo que la escasez global de chips podría costar a los fabricantes de automóviles $ 61 mil millones en ventas perdidas este año. IHS Markit espera que casi 1 millón de vehículos se retrasen en la producción en el primer trimestre.

LChR