Después del paso de la tormenta Filomena que afectó a buena parte del país, las temperaturas siguen muy bajas. En Madrid las carreteras y el transporte público no han sido restablecidos del todo. El aeropuerto de Barajas ha tenido que suspender vuelos. Se espera que para el fin de semana comiencen a subir las temperaturas y se pueda realizar un estimado de los daños en las zonas urbanas y el campo.

Pero el coronavirus no ha dado tregua durante estos días de heladas y tormentas, ya que la curva de contagios sigue en ascenso. Hospitales de Valencia y Cataluña aplazan la actividad no urgente y Extremadura valora retrasar las intervenciones programadas. En algunas comunidades las salas de emergencia están cerca del colapso.

Por su parte, el ministro de Sanidad de España, Salvador Illa, aseguró que el Gobierno no contempla el confinamiento domiciliario para combatir la pandemia, ni a nivel general como ocurrió el pasado mes de marzo, ni autorizarlo a nivel autonómico. El ministro de Sanidad dijo que la situación es muy preocupante y pronosticó un mes de enero muy complicado con el aumento en la curva de contagios. Salvador Illa afirmó que se mantiene la actual hoja de ruta: «Efectivamente estamos experimentando un incremento de casos, pero lo que hay que hacer es enfocarse en las medidas para reducirlo, que ya conocemos cuáles son».