El colapso de Abraaj Capital fue una pesada losa sobre las inversiones privadas en la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA), con los activos cayendo alrededor de un 28 por ciento, hasta los 253 mil millones de dólares el año pasado desde los 349 mil millones de dólares en 2019. Sin embargo, los inversores están regresando a la región con más vigor, y se espera que los activos de capital bajo gestión experimenten un aumento de más del 11 por ciento en una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) para 2025, según el informe de EMA Partners, una firma líder de búsqueda y asesoramiento ejecutivo global.

Según el informe de la empresa sobre inversiones y talento en la región MENA, se prevé que las empresas de tecnología financiera (fintech), comercio electrónico, tecnología de la educación y sanidad atraigan una cantidad significativa de capital a corto plazo, lo que provocará un aumento de la contratación de los mejores talentos en estos sectores.

«Los responsables políticos han avanzado rápidamente en la mejora del marco normativo tras la quiebra de Abraaj Capital” dice el informe de la firma. “Como reflejo de esto, los gestores de inversiones están viendo un número alentador de avances en su esfuerzo por atraer capital extranjero y orgánico a Oriente Medio. La previsión estimada es un reflejo del restablecimiento de la confianza de los inversores en la región», declaró Amarjeet Dutta, socio de EMA Partners UAE.

Los países del Golfo tardarán varios trimestres en recuperarse, dice S&P

Los fondos soberanos, con una cuota del 48%, están siendo la principal fuente de capital privado en la región, seguidos por los bancos comerciales y la banca de inversión, con una cuota del 33%. Los fondos públicos de pensiones, las compañías de seguros y los gestores de activos fueron las otras fuentes, aunque en un menor porcentaje de capital privado. «Definitivamente hubo una tendencia a la baja (el año pasado), pero esta tendencia se notó en todo el mundo. La perspectiva a largo plazo es que el sector se está reduciendo a un nivel más modesto, con muchas consolidaciones», dijo Anvita Varshney, directora general de AV Capital Partners.

De acuerdo con la visión de EMA Partners, Oriente Medio alberga a algunos de los mayores inversores del mundo: las diez mayores instituciones de la región gestionan inversiones combinadas por valor de 3,71 billones de dólares. El informe señala que, a pesar de la pandemia, los fondos de riesgo muestran signos de crecimiento continuo en la región MENA, con un aumento del 13% interanual en 2020, hasta superar los 1.000 millones de dólares de inversión en startups en la región.

La inversión de 150 millones de dólares del grupo OLX en Emerging Markets Property Group (EPMG), Knollwood; la inversión de 60 millones de dólares de Lumia Capital en la empresa de cocina en la nube y entrega de alimentos Kitopi; y la inversión de 40 millones de dólares de Saudi Technology Venture en Vezeeta, fueron algunas de las principales operaciones de inversión en empresas emergentes del año pasado.

Se buscan talentos

El informe también prevé un aumento de la contratación de los mejores talentos en sectores como la sanidad, los bienes de consumo y el comercio minorista, las telecomunicaciones y la tecnología, los servicios financieros y las tecnologías financieras, el sector inmobiliario y la educación en los próximos meses y años, gracias a la previsión de un mayor flujo de capital de crecimiento en estos sectores.

Mientras que en el sector de la salud se prevé una gran demanda de mentes de alto nivel en telemedicina, logística sanitaria e I+D, en los sectores de bienes de consumo y venta al por menor se espera un aumento de la demanda de talentos de liderazgo con fuertes habilidades digitales y tecnológicas que puedan ayudar a las empresas a «dar un salto» en lugar de «jugar a ponerse al día», según el informe.

Los otros segmentos especializados que se prevé que vean la demanda de contratación son: la ciberseguridad, la conectividad de los centros de datos y el almacenamiento (en las telecomunicaciones y la tecnología), los expertos en funciones de banca minorista y digital (BSFI y fintech), el talento de liderazgo tecno-comercial (inmobiliario) y los mejores talentos con conjuntos de habilidades para impulsar la ampliación y la rentabilidad y también la entrega de la educación digital (sector de la educación).

LChR