El intento de Colombia de absorber a cientos de miles de inmigrantes venezolanos indocumentados en su mano de obra impulsará la capacidad productiva de la economía, según un reciente informe del Fondo Monetario Internacional.

Como se recordará, en febrero pasado Colombia ofreció un estatus legal a casi un millón de venezolanos que estaban en el país sin permiso, permitiéndoles trabajar formalmente y acceder a los servicios públicos. A raíz de esta decisión, el FMI declaró en un comunicado del 22 de marzo que “los incesantes esfuerzos de Colombia por integrar a los migrantes venezolanos en la economía, más recientemente otorgándoles el Estatus de Protección Temporal, deberían elevar el crecimiento potencial de Colombia en el mediano plazo».

Parte de la deuda latinoamericana debe ser reestructurada o cancelada, según el Banco Mundial

En este contexto, los números del multilateral calculan que la economía colombiana se expandirá un 5,1% durante 2021 y un 3,6% en 2022. Según las hipótesis del personal directivo del organismo sobre la disminución de las infecciones, el aumento de las vacunaciones y la limitación de los cierres, se prevé que esa recuperación sea gradual porque los mercados laborales se han recuperado en parte y el desempleo ha disminuido desde su máximo, aunque los cierres locales han frenado recientemente el aumento del empleo. Los riesgos externos e internos para el crecimiento siguen con tendencia a la baja. Se prevé que el déficit de la balanza por cuenta corriente aumente hasta el 3,75% del PIB debido al mayor crecimiento y al aumento de las importaciones. Se espera también que las necesidades de financiación externa sigan siendo elevadas.

LChR