XP, la mayor agencia de valores de Brasil, se está preparando para recaudar hasta 2.000 millones de reales, equivalentes a 360 millones de dólares, para su primer fondo de inversión en maderas, ya que los bajos tipos de interés están subiendo la demanda de inversiones alternativas. La empresa también tiene previsto crear fondos de tierras agrícolas y de créditos de carbono.

Blackrock duda de Brasil y apuesta más por Chile y México

Los fondos de inversión en Brasil recogieron casi 39.000 millones de reales en entradas netas entre enero y febrero, tras de recaudar 174.000 millones de reales en 2020, de acuerdo con las cifras de Anbima, la asociación de mercados de capitales del país. Los tipos de interés, cercanos a mínimos históricos, han convencido a muchos inversores de buscar activos no tradicionales para aumentar la rentabilidad. El dinero ha entrado incluso a pesar de que el país se tambalea por la pandemia de Covid-19.

A los inversores extranjeros se les permite comprar un máximo del 49% de una parcela en Brasil, por lo que el fondo XP será un vehículo para que inviertan sin superar ese umbral, dijo Rangel, que durante casi 10 años fue director de inversiones en Brasil en Hancock Natural Resource Group, un gestor de inversiones global. También trabajó en FourWinds Capital Management y Forest Systems, centrándose en los créditos de carbono y las inversiones en tierras. El objetivo es obtener certificaciones ambientales, sociales y de gobernanza para todos los productos vendidos por la nueva unidad de recursos naturales para atraer al creciente segmento de inversores ESG.

Rangel dijo que hay un mercado potencial de 50.000 millones de dólares de inversiones en tierras madereras en Brasil y 400.000 millones de dólares en tierras agrícolas. Sólo el 8% de los bosques madereros plantados en Brasil están en manos de inversores, y más productores de pulpa y papel están dispuestos a vender, según dijo. Iba, la asociación nacional de la industria maderera, estima que las inversiones en el sector ascenderán a unos 35.500 millones de reales entre 2020 y 2023, duplicando la cantidad de los cuatro años anteriores juntos.

LChR