La minería de Bitcoin está consumiendo 66 veces más electricidad que a finales de 2015, y las emisiones de carbono asociadas a ella probablemente se enfrentarán a un escrutinio cada vez mayor, según un informe de Citigroup esta semana. La demanda mundial de energía por parte de la red de esta criptomoneda probablemente alcanzó una cifra anualizada de 143 teravatios-hora, aproximadamente un 4% más alta que la generación total de electricidad de Argentina en 2019, según el informe, citando cifras del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge.

¿Creen que el Bitcoin ha subido mucho? Vean al iridio

«A medida que el valor de Bitcoin aumenta, también debería hacerlo su consumo de energía», dijeron los analistas de Citigroup en el informe.

Las emisiones de carbono relacionadas con las “criptos” se han convertido en una preocupación para los analistas del clima en medio de un aumento de la minería de Bitcoin en China, donde la electricidad para tales operaciones se suministra en parte por las plantas de carbón. En este contexto, es posible que la expansión derive en un aumento de las regulaciones debido a su impacto climático.

Los mineros procesan las transacciones de Bitcoin a través de enormes conjuntos de ordenadores que requieren enormes cantidades de energía para funcionar. Las emisiones de las operaciones de la cadena de bloques no se enumeran por separado, lo que dificulta el seguimiento del comportamiento real de la industria y el diseño de políticas para ella.

LChR/Bloomberg