La Unión Europea acordó este miércoles abrir las fronteras para todos los extranjeros vacunados contra el coronavirus que deseen entrar a alguno de los países miembros. Los extranjeros deben estar inoculados por las vacunas que cuentan con el aval de la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Las condiciones para que los viajeros vacunados puedan entrar en la Unión Europea es que hayan recibido la pauta completa de vacunación (dos dosis en la mayoría de vacunas en el mercado) al menos catorce días antes de su viaje, de acuerdo a lo consensuado por los Estados miembro en una reunión a nivel de embajadores en Bruselas.

La iniciativa busca una forma segura de poder recuperar la economía de muchos países que dependen del sector turístico, uno de los más golpeados durante la pandemia.

El acuerdo debe ser aún formalizado a nivel de ministros, probablemente este mismo jueves en una reunión prevista de los responsables de Comercio, y entrará en vigor a partir de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea.