La industria automovilística ya está migrando hacia los sistemas eléctricos, y ahora una empresa sueca está convencida de que los barcos constituyen la siguiente frontera.

X Shore, con sede en Estocolmo, acaba de recaudar 15 millones de euros (18 millones de dólares) de sus inversores para aumentar la producción de su embarcación de recreo alimentada por baterías, con el fin de aprovechar el creciente mercado de las embarcaciones de lujo respetuosas con el medio ambiente.

Según señala Bloomberg, su Eelex 8000, una embarcación de 26 pies de eslora alimentada por una batería de 120 kilovatios/hora, salió a la venta en Estados Unidos el mes pasado, pero la compañía tiene dificultades para atender los crecientes pedidos de su pequeña fábrica de Estocolmo, así que planea utilizar la financiación para abrir una segunda planta y aumentar la producción a unas 400 embarcaciones al año, dijo en una entrevista la directora ejecutiva Jenny Keisu.

«Lo que está ocurriendo ahora en el mercado de la navegación es lo que ya ha empezado en la industria del automóvil», dijo Keisu. «Tenemos más demanda de la que podemos suministrar y por eso estamos ampliando el capital».

Aunque el mercado de embarcaciones eléctricas de recreo sigue siendo pequeño —se vendieron unas 15.000 embarcaciones el año pasado—, se espera que aumente hasta 70.000 envíos y un tamaño total de 1.400 millones de dólares a finales de esta década, según la firma de investigación de mercados IDTechEx.

El crecimiento es «lento y constante», e impulsado principalmente por las mejoras tecnológicas y los entusiastas del medio ambiente, según el analista tecnológico principal de la firma, Luke Gear. Se ve frenado porque las normas sobre emisiones y las subvenciones a la compra que han contribuido a impulsar las ventas de coches eléctricos aún no se corresponden con el sector naval, afirma.

Solo embarcaciones limpias

Esto puede estar a punto de cambiar. Ciudades como Ámsterdam y Venecia han tomado medidas para prohibir o limitar el uso de embarcaciones de gas y diésel. Noruega, líder mundial en la adopción de coches eléctricos, reafirmó en febrero pasado sus planes de prohibir las emisiones de los barcos en algunos fiordos para 2026. Keisu dijo que X Shore se ha visto inundado de llamadas de los salmoneros noruegos desde entonces.

Aunque la mayoría de las embarcaciones de recreo eléctricas son pequeñas y carecen de potencia, su empresa se dirige a los compradores que están dispuestos a pagar por embarcaciones con un rendimiento equiparable al de los modelos que funcionan con combustibles fósiles. La Eelex 8000, el único producto de la empresa hasta la fecha, tiene una velocidad máxima de 35 nudos y viene con una pantalla táctil de 24 pulgadas y un sistema de audio estéreo… A un precio de 250 mil euros.

LChR/Bloomberg