Los bonos colombianos en dólares se cotizan como si ya fueran basura, debido a que los mercados están apostando a que el gobierno no podrá aumentar los impuestos lo suficiente como para que el país mantenga su calificación crediticia de grado de inversión.

Los papeles de esa nación latinoamericana son los que peor comportamiento tienen de la región desde que la propuesta de ley de reforma tributaria fuera presentada hace dos semanas,  lo que disparó la oposición popular. El costo de endeudamiento de Colombia ya casi está en línea con el de los bonos de países considerados como “basura”, como Brasil, Guatemala, Uzbekistán y Azerbayán, lo que refleja el pesimismo generalizado sobre si la nación andina podrá reducir su déficit. «Lo que tenemos que mostrar a los mercados como país es que somos capaces de resolver esta situación que todo el mundo está también enfrentando» dijo el presidente Iván Duque hace un par de días. “La nación necesita alcanzar acuerdos que estabilicen las finanzas para garantizar su calificación de grado de inversión”, dijo.

El peso colombiano cayó alrededor del 1 por ciento el pasado viernes, agregando una venta masiva que convirtió a esta moneda en la de peor desempeño de la semana en los mercados emergentes. El índice bursátil de referencia, el Colcap, cayó por tercera sesión consecutiva. Con la caída de los activos, se espera que el banco central mantenga su tasa clave en el mínimo histórico del 1,75% en su reunión del próximo viernes.

El gobierno andino había intentado recaudar hasta un promedio del 2,2% del producto interior bruto al año durante la próxima década a través de subidas de impuestos y de recortes del gasto. Sin embargo, la fuerte oposición al proyecto de ley en el Congreso y las protestas callejeras obligaron al Ejecutivo a recortar muchas de las medidas clave para aumentar los ingresos.

Ante la elevada probabilidad de que los inversores rebajen su calificación, el diferencial medio de los bonos soberanos del país se ha ampliado en 20 puntos básicos este mes, hasta los 2,31 puntos porcentuales respecto a los bonos del Tesoro de Estados Unidos, según datos recopilados por JPMorgan. La prima de riesgo media de los países con grado de inversión es de 1,47 puntos porcentuales. «Los participantes en el mercado estarán atentos para calibrar hasta qué punto se diluye la propuesta de la administración», escribieron los economistas de UBS Global Wealth Management Alejo Czerwonko y Brennan Azevedo en una nota esta semana. «Se considera que un ahorro inferior al 1% del PIB aumenta significativamente las posibilidades de que las agencias de calificación tomen medidas».

Fitch: Latinoamérica debe ordenar sus cuentas, el rebote económico no será suficiente

En un ring

El proyecto de ley tributaria no se ha enfrentado a un primer debate en el Congreso, pero ya está contra las cuerdas con prácticamente todos los partidos políticos en contra, incluido el propio partido Centro Democrático de Duque. Sus opositores se oponen a aumentar los impuestos a la clase media, y los partidos son reacios a respaldar medidas dolorosas e impopulares antes de las elecciones presidenciales y al Congreso del próximo año.

Muchas naciones latinoamericanas también están lidiando con déficits que se dispararon durante la pandemia, pero a diferencia de Brasil, México, Chile y Perú, el déficit de Colombia aumentará en lugar de reducirse este año, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional.

Déficit récord

La economía sufrió el año pasado la mayor contracción de su historia, y el gobierno estima que el déficit fiscal de Colombia se ampliará a más del 9% del PIB este año, desde el 2,5% de 2019, antes de la pandemia. El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, está hablando con los legisladores para salvar el proyecto, pero muchos exigen que se deseche por completo.

Actualmente, Colombia está calificada por Fitch Ratings y S&P Global Ratings con un nivel superior a la categoría de riesgo. Ambas agencias han dicho que el proyecto de ley es clave para que el país garantice la sostenibilidad fiscal, y S&P ha advertido que podría actuar sobre su perspectiva negativa en los próximos 12 meses si no se revierte el deterioro de las finanzas públicas.

LChR