Los países del Golfo han firmado este martes un acuerdo de «solidaridad y estabilidad» para poner fin a la crisis diplomática desatada en 2017 con Catar, un día después de que los gobiernos saudí y qatarí pactaran reabrir sus fronteras.

La firma ha tenido lugar en el marco de una cumbre del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (CCG). El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed Bin Salman dijo que “este organismo fue creado a partir de una relación especial que une a los países y los denominadores comunes representados en sus vínculos de fe, familia y destino común”.

Desde el inicio de la crisis en junio de 2017, Kuwait ha mediado entre Doha y los impulsores de su aislamiento, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos (EAU), secundados por Baréin y Egipto.

La cumbre arrancó poco después de la llegada a Al Ula del emir de Qatar, Tamim Bin Hamad al Zani, quien ha sido recibido por Bin Salmán, que se ha acercado para darle un abrazo, en un gesto sobre el acercamiento entre ambos países tras más de tres años de crisis diplomática.