Dubái está dispuesta a no reducir la velocidad en lo que toca a recuperar su población y los niveles de actividad previos a la pandemia. Considerado uno de los centros de negocios y turismo obligados en Medio Oriente, el estado acaba de presentar un ambicioso plan urbano que predice que la población aumentará un 76% durante las próximas dos décadas, un ciertamente optimista crecimiento si se considera la cada vez más dura competencia con sus vecinos por consolidarse como uno de los lugares de mayor atractivo de la región más allá del petróleo.

El plan presentado por Dubai esta semana apunta a aumentar su capacidad de playa en un 400% y más del doble de hoteles y espacios verdes en la desértica metrópolis que, a pesar de ello, atrae a millones de turistas cada año. Se espera que una expansión del transporte público, junto con el desarrollo de las zonas económicas e industriales, ayude a impulsar a nuevos residentes a la ciudad, internacionalmente conocida por sus islas artificiales.

El plan se presentó en medio de una fuerte turbulencia económica por las consecuencias de la pandemia, y también de una mayor competencia de la mayor economía de la región, Arabia Saudí, donde el príncipe heredero Mohammed bin Salman está impulsando una estrategia para duplicar el tamaño de la capital, Riad.

 

Y entonces, la pandemia

Dubai creció a una velocidad vertiginosa desde la década de 1960 a medida en que su modelo de «constrúyalo y ellos vendrán», dio sus frutos. Los gobernantes de la ciudad lograron convertir una pequeña ciudad del desierto en una metrópolis global que atrae a más turistas que la India, con islas artificiales, hoteles de lujo y playas de arena.

Pero la expansión no estuvo exenta de contratiempos. La  caída en los precios del petróleo redujo los precios de las propiedades en casi un tercio desde 2014, y la industria de viajes clave se vio golpeada por la pandemia de coronavirus. En medio de la pérdida de puestos de trabajo en sectores que van desde la aviación y la construcción, la población de Dubai cayó un 8,4% el año pasado, la caída más pronunciada en la región del Golfo, según un informe de S&P Global Ratings que Dubái refuta.

Según el plan, el gobierno prevé que más de la mitad de la población vivirá a menos de 800 metros de transporte público y el 60% de la tierra del emirato desértico estará protegida como reserva natural. Se emitirá una nueva ley de planificación urbana para apoyar el desarrollo sostenible en un momento en que el gobierno busca proporcionar mejores viviendas para los ciudadanos.

LChR