David Blanco. Continuamos al ritmo de la gran pantalla en Golfo Radio. Hablábamos en la sección anterior de Ninguém tá Olhando, una serie de comedia brasileña disponible en Netflix, y reflexionábamos sobre la mala noticia que suponía la cancelación de la serie tras su primera temporada. Vamos a continuar en ese línea hablando en esta ocasión sobre una película, también brasileña, también de comedia y también distribuida por Netflix, para continuar con nuestra reflexión.

Modo Avião cuenta la historia de una joven influencer, adicta a las redes sociales, que sufre un accidente de tráfico y es enviada a la casa de su abuelo, en una zona rural, donde tendrá que vivir sin conexión a internet y sin móvil. Se trata de una historia muy básica, cargada de clichés, personajes planos y situaciones predecibles. La película busca criticar la vacuidad de ese mundo de celebridades e influencers, alejado de la realidad, pero muy presente para muchos jóvenes y, seguramente, no tan jóvenes.

Aunque visualmente es atractiva y se nota una dirección artística aceptable, no es una película prometedora, pues ni siquiera los elementos cómicos resultan divertidos por falta de originalidad, y en general el guion es muy básico y las interpretaciones son bastante artificiales.

Cabe destacar que la protagonista, Ana, está interpretada por Larissa Manoela, actriz, cantante e instagramer de gran popularidad por lo que, en realidad, se interpreta a sí misma. Aunque posiblemente sea el único punto meritorio de la obra, es un acierto de casting, de manera que serán los propios seguidores de esta popular influencer quienes accedan a la película y quienes puedan comprender que hay mucho más en el mundo que likes y seguidores.

En ningún caso se trata de una reflexión profunda o elaborada, pero sí que el mensaje es correcto y la película tiene una sencillez precisamente orientada a un público joven y que es quien, en realidad, debería beneficiarse de las lecciones de la película.

Así, podemos apreciar el intento y el mensaje de la película, pero no podemos recomendarla en ningún caso, pues se trata de una obra floja en casi todos los sentidos.