En el diccionario deportivo el significado de épico solo tiene espacio reservado para los más grandes y Rafael Nadal es, sin el menor grado de dudas, uno de esos.

Este domingo el español se tituló campeón del Abierto de Tenis ATP de Barcelona tras una dura batalla de tres horas y 38 minutos contra el inspirado tenista griego Stefanos Tsitsipas, en la que pudo levantar un match point en contra. Parciales de 6-4, 6-7 y 7-5. Fue la final, en juego de tres sets, más larga desde que esta estadística se empezó a llevar desde 1991.

Además el triunfo le sirvió para volverse a colocar número dos del mundo, por detrás del serbio Novak Djokovic, quien, en contraparte, no le fue nada bien en el abierto de Serbia de esta semana.

Este fue el título número 12 de Nadal en Barcelona, el séptimo en los últimos diez años, pero he aquí quizá el récord más interesante, pues por 18 años consecutivos el mallorquín ha ganado por lo menos un abierto ATP. Una muestra no solo de calidad, sino de durabilidad de uno de los mejores tenistas de todos los tiempos.

Triunfo colombiano

Y antes del encarnizado triunfo de Nadal, Latinoamérica también celebró en Barcelona, con el triunfo y campeonato de la dupla colombiana de Robert Farah y Mauricio Cabal al vencer a la dupla conformada por el alemán Kevin Krawietz y el belga Horia Tecau con un fácil 6-4 y 6-2 en una hora y nueve minutos.

Farah y Cabal ya se habían titulado en Godó en 2019 y en este instante siguen siendo una de las parejas mayor consolidadas del tenis mundial.