David Blanco.

Continuamos en la sección al Ritmo de la Gran Pantalla en Golfo Radio. En la sección anterior hablábamos de ‘Narcos’, de su calidad y del fenómeno que supuso. En esta ocasión nos adentraremos en cuestiones que, aunque trascienden a la serie, son imprescindibles para comprender su relevancia.

Comencemos destacando que uno de los elementos más atractivos de la serie y que más autenticidad le otorgaban, como es la convivencia del inglés y el español casi a partes iguales, hubiera sido casi impensable unos años atrás. En un contexto en el que la lectura de subtítulos ganaba aceptación entre la audiencia por la expansión de plataformas como Netflix, la posibilidad de mantener los dos idiomas en un producto audiovisual destinado a audiencias masivas dejaba de ser una barrera. Desde entonces, trabajos como ‘El candidato’ o ‘Red Avispa’, de las que hemos hablado aquí, han seguido esta línea.

Se trata, con frecuencia, de producciones estadounidenses que introducen tramas y personajes latinos, pero manteniendo esa visión yanqui tan frecuente en la ficción audiovisual global. De hecho, como sucede con ‘Narcos’, resulta curioso que sea una producción de Estados Unidos la que relate hechos en los que los protagonistas y escenarios son casi exclusivamente colombianos o mexicanos. Aunque comprensible por cuestiones artísticas y dado su mayor potencial internacional, conviene también reivindicar que existen voces muy cualificadas en el cine y la televisión latinoamericanas para narrar estas historias. Prueba de ello puede ser ‘Escobar, el patrón del mal’, una ficción colombiana del año 2012 también sobre la figura de este narcotraficante.

Precisamente, la figura de Escobar, reflejada de manera muy carismática en ‘Narcos’, obtuvo gran popularidad, y se criticó que la serie banalizaba la violencia y el drama que supone el narcotráfico. También la publicidad que se hizo sobre la serie en diversos países despertó polémicas. Sin adentrarnos en lo acertado de dichas discusiones, sí que conviene destacar que esa publicidad provocadora es una de las señas de identidad de Netflix, lo que refuerza ese rol tan destacado de ‘Narcos’ para dicha plataforma.

Con esta visión más amplia y profunda de lo que supuso el fenómeno ‘Narcos’ más allá de la serie de televisión, nos despedimos hasta la próxima sección.