Escúchanos online

Pelo Malo, ganadora de la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián de 2013

David Blanco.

En la sección de hoy hablaremos de una película de Venezuela, la cual fue ganadora de la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián de 2013.

Pelo Malo, escrita y dirigida por Mariana Rondón, se centra en la relación entre un niño de nueve años y su madre, de la que cada vez parece distanciarse más por su deseo de alisarse el pelo para salir en la foto de la escuela como un cantante. Ambientada en Caracas en 2013, durante la enfermedad terminal de Hugo Chávez, narra sin estridencias y sin dramatismo, la dureza de las relaciones en un contexto de pobreza e incertidumbre.

Es un trabajo profundamente íntimo, con pocos personajes y sin grandilocuencias, pero con una notable capacidad de transmitir toda la complejidad de la historia a través de la sutileza. Intuye, más que muestra, las emociones y los altibajos en esa relación maternofilial, marcada por un contexto opresivo. De esa forma, es el espectador quien termina de componer la personalidad de los personajes y de dibujar el entorno que ofrece un barrio pobre en la gran ciudad.

El aprovechamiento de los pocos elementos del film es extraordinario, logrando un efecto y una impresión mucho mayores de lo que su sencillez podría dar a entender. En este aspecto, el trabajo contenido y verídico de los dos personajes principales es muy destacado, así como el retrato que se hace de la pobreza, la soledad y los sueños imposibles.

La obra, cargada de honestidad, fue premiada, además de en San Sebastián, en festivales como Mar de Plata o La Habana, y consiguió numerosas nominaciones en los permios Ariel y Platino del cine iberoamericano.

Con todo lo anterior, solo podemos recomendar Pelo Malo, advirtiendo sobre la tristeza que transmite su visionado, pero aplaudiendo su capacidad para conmover y retratar la realidad sin artificios.