Las necesidades de endeudamiento de los países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo podrían caer a 10 mil millones de dólares en los próximos tres años, desde los aproximadamente 270 mil millones actuales, si los precios del petróleo continúan elevados, según los cálculos de la firma Goldman Sachs.

En el escenario de que los precios de la materia prima promedien 65 billetes verdes por barril y todo el entorno permanece relativamente estable, las necesidades de endeudamiento de los seis países que componen el CCG caerían un 96% de lo que serían, si el petróleo se cotizara a $45, escribió en un informe uno de los economistas del banco, Farouk Soussa.

Los precios del petróleo han subido casi un 80% desde principios de noviembre hasta unos 70 dólares el barril, a medida en que las principales economías implementan vacunas contra el coronavirus y el cartel de la OPEP, dominado por Arabia Saudí, aplica profundos recortes a la producción.

Buscando el equilibrio

A día de hoy, el petróleo cotiza por encima del precio que la mayoría de los exportadores necesitan para equilibrar los presupuestos.

El precio promedio necesario para equilibrar las cuentas corrientes de los miembros de GCC ronda los 50 dólares por barril, dijo Goldman, lo que brinda tranquilidad con respecto a las perspectivas externas y la resistencia de las paridades cambiarias, incluso si los precios caen desde los niveles actuales. «Las implicaciones para los balances soberanos, la calidad crediticia y los mercados de deuda serían significativas», según Soussa, «pero destacamos la probabilidad de que parte del espacio fiscal proporcionado por los mayores precios del petróleo se borre con un mayor gasto».

Los miembros del CCG recaudaron el año pasado alrededor de 63 mil millones en bonos y sukuk.

Arabia Saudí planea vender más acciones de Aramco para alimentar su fondo soberano

Es probable que Kuwait tenga la mayor mejora en su saldo presupuestario debido a los altos niveles de petróleo, y su déficit se reducirá en alrededor de 15 puntos porcentuales del producto interno bruto este año. Aun así, el estado se enfrenta a una restricción de liquidez que «no puede remediarse únicamente con el aumento de los precios del petróleo».

Durante los próximos tres años, se prevé que la deuda neta de Arabia Saudita aumentará a un nivel «todavía manejable» en el 38% del PIB.

Se prevé que el saldo fiscal de Qatar oscilará entre un déficit del 5% y un superávit del 5% del PIB.

Omán y Bahréin probablemente se beneficiarán más del aumento de los precios del petróleo, dada su situación fiscal y externa más débil.

Se considera que otros países de la región tienen una “mejora más modesta” de entre 2 y 4 puntos porcentuales del PIB en comparación con el presupuesto oficial.

LChR/Bloomberg