Escúchanos online

Santana, una obra angoleña intensa y cargada de acción

David Blanco.

Continuamos al Ritmo de la Gran Pantalla, una sección patrocinada por Viva México, tu restaurante de comida auténtica mexicana en Doha, Catar. Al Ritmo de la Gran Pantalla cumple un año y vamos a celebrarlo cambiando de continente. Hasta ahora, siempre nos hemos centrado en países iberoamericanos, pero hoy vamos a adentrarnos en África, y lo vamos a hacer a través de un país lusófono como Angola.

‘Santana’, también conocida como ‘Dias Santana’ o ‘Los hermanos Santana’, producida en 2016, es la primera producción angoleña que llega a Netflix, donde se estrenó este verano. Se trata de un thriller de acción sobre dos hermanos cuyos padres fueron asesinados cuando uno tenía 6 años y el otro estaba a punto de nacer. 35 años después, el mayor, Matías, es general del ejército y el menor, Dias, es comandante en un cuerpo de élite. Juntos, intentarán acabar con el responsable de la muerte de sus padres, intentando además desmantelar una gran operación antidroga.

Es una obra intensa y cargada de acción, con un notable potencial. Aun así, se nota la falta de calidad formal, recurriendo a recursos visuales de baja calidad y con un guion y una historia débiles. De hecho, a pesar de un comienzo atractivo, con personajes interesantes, el excesivo esfuerzo por lograr planos complejos y por introducir elementos sorprendentes en la narración, es lo que hace que la película decaiga, dejando ver su falta de calidad técnica y narrativa.

Cabe destacar que a pesar de algunas interpretaciones más flojas, derivadas sobre todo de unos personajes excesivamente planos, se apoyan en trabajos actorales de bastante calidad. De hecho, también debemos señalar la presencia del actor escocés David O’Hara, secundario en numerosas producciones de Hollywood e internacionales. La película tiene, además, un atractivo añadido en su concepción como trabajo netamente africano, permitiendo adentrarnos en esta filmografía sin el filtro que a menudo incorporan las producciones internacionales a las que estamos acostumbrados. De hecho, esa vocación africana, hace que parte de la trama se desarrolle en Sudáfrica, país donde el propio director,
Maradona Dias Dos Santos, ha rodado también un remake de este film.

Así, aun reconociendo las limitaciones técnicas y narrativas de la obra, destacamos el potencial de ‘Santana’ como puerta de entrada a un cine con mucho que ofrecer y al que intentaremos regresar en este segundo año. Así, nos despedimos hasta la próxima sección.