Saudi Aramco tiene previsto «ampliar e intensificar» la cooperación con China en materia de investigación en ámbitos como la producción de hidrógeno y amoníaco a partir de gas natural, según su Director General, Amin Nasser.

La gigante energética del Golfo quiere colaborar con China en la producción de hidrógeno y amoníaco azules, en los combustibles sintéticos y en la utilización y el almacenamiento de la captura de carbono, dijo Nasser en el Foro de Desarrollo de China en Pekín. «Todos ellos son esenciales para alcanzar nuestras ambiciones de bajas emisiones de carbono a largo plazo», afirmó.

El nuevo gran negocio: el transporte de GNL por tierra

La petrolera también está evaluando posibles inversiones en proyectos chinos, a pesar de las restricciones de gasto derivadas de un periodo de bajos precios del petróleo como consecuencia de la pandemia de coronavirus. «Vemos oportunidades para nuevas inversiones en proyectos integrados de downstream que ayuden a satisfacer las necesidades de China en materia de transporte pesado y productos químicos, así como de lubricantes y materiales no metálicos», afirmó Nasser.

Saliendo del foso

Las compañías petroleras de todo el mundo registraron pérdidas o un descenso de los beneficios en 2020, ya que la caída de la demanda a causa de la pandemia de coronavirus provocó una caída de los precios y obligó a los productores a reducir la producción. Aramco, el mayor productor del mundo, no fue diferente, informando el domingo de una caída del 44% en los beneficios y de nuevas reducciones de las inversiones. Aun así, algunos proyectos avanzados o estratégicos siguen adelante.

En el ámbito nacional, la refinería de Jazan está «en marcha», dijo Nasser a los periodistas en una conferencia telefónica independiente para comentar los resultados del domingo. La planta de procesamiento de crudo, prevista para 400.000 barriles al día en la costa meridional saudí del Mar Rojo, iba a empezar a funcionar a la mitad de su capacidad tras recibir el crudo en el primer trimestre de este año, según dijo Aramco en agosto pasado.

LChR/Bloomberg