La Unión Europea pidió este miércoles al gobierno de Venezuela que revierta la expulsión de su embajadora Isabel Brilhante Pedrosa, advirtiendo que de no hacerlo “no hará más que aislar” al país en el plano internacional.

“La Unión Europea lamenta profundamente esta decisión”, agregó en una declaración a la agencia EFE la portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior, Nabila Massarili.

“Venezuela solo superará su crisis actual a través de la negociación y el diálogo, al que la UE está completamente comprometida”, agregó Massarili; aclarando que la expulsión “socava” esa voluntad de cooperación.

Este miércoles, el gobierno venezolano ordenó a Isabel Brilhante abandonar el país en menos de 72 horas. Esta acción responde a las sanciones de los 19 funcionarios del gobierno nacional impuestas el 22 de febrero por “graves violaciones de los derechos humanos” y “socavar la democracia”. El ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, ha trasladado personalmente a Brilhante la orden de expulsión, que según la Cancillería deriva de «instrucciones» del presidente, Nicolás Maduro.

Caracas ha declarado persona ‘non grata’ a la embajadora «porque las circunstancias así lo exigen», porque con las de este lunes ya van más de medio centenar de decisiones relativas a «eso que llaman sanciones», «como si tuviesen ellos alguna autoridad moral, que no la tienen, ni tampoco legal, para imponer castigo alguno a ciudadanos de otro país» indicó el ministro Arreaza.