Tesla entró definitiva y formalmente en la carrera por el mercado de automóviles eléctricos en China, tras el anuncio esta semana de que empezó a entregar a sus clientes los primeros Modelo Y hechos en el gigante asiático, en lo que implica un buen augurio para sus cuentas trimestrales. La entrega se hizo en el Minghang Tesla Center en Shanghai, y para la compañía constituye el inicio de un capítulo en el que se podría ver al fabricante de automóviles eléctricos prosperar como un jugador clave en el ramo.

 

Apple prepara su propio vehículo autónomo para 2024 con una «radical» mejora en la batería

 

El Modelo Y fabricado en China y su precio final se revelaron el pasado 1 de enero, aunque ya se sabía que había vehículos listos para producción en el complejo Gigafactory Shanghai en las semanas previas al debut oficial del vehículo en el mercado chino, cuando se vieron decenas, si no cientos, de Model Y reunidos en los lotes de espera de Giga Shanghai esperando ser entregados a las ubicaciones de Tesla en China.

 

Tesla ha tenido cierto éxito en China, especialmente con la llegada de su Modelo 3 fabricado en ese país, que demostró estar entre los EV más populares durante su primer año de producción. El Model Y compite en un segmento mucho más grande que el Model 3, lo que significa que el potencial del crossover totalmente eléctrico en el mercado local es mayor. Los crossovers son una opción popular entre las familias, debido principalmente a su tamaño y utilidad.

 

El Model Y chino debutó con una serie de actualizaciones de bienvenida. El interior del vehículo no solo tenía elementos de la actualización del Model 3 que se lanzó en los Estados Unidos en octubre pasado; también presentó un nuevo diseño de puerta que amplió el ahora icónico adorno de madera del vehículo. El modelo Y fabricado en China también presentaba un filtro HEPA y un modo de defensa contra armas biológicas, que probablemente sería extremadamente popular entre los compradores de automóviles convencionales.

 

LChR