Tesla empezó la semana agregando unos 50.000 millones de dólares a su valor de mercado, ya que sus acciones subieron después de que el fabricante de automóviles registrara un récord de entregas, superando el impacto de la escasez de chips para automóviles que ha azotado a todo el sector. Las acciones del fabricante de automóviles, que subieron casi un 8% en las operaciones previas a la comercialización, iban camino de alcanzar su máximo en más de un mes.

El fabricante de coches eléctricos dijo la semana pasada que se sentía alentado por la buena acogida de su crossover Model Y en China y que estaba progresando rápidamente hacia la plena capacidad de producción. Su capacidad de producir casi la misma cantidad de vehículos en el primer trimestre que en el cuarto «destaca en relación con la tendencia de la producción mundial de vehículos ligeros», según escribieron los analistas de JP Morgan en una nota a sus clientes.

Tesla empieza a entregar su Modelo Y en China

Por su lado, la riqueza personal del presidente ejecutivo, Elon Musk, aumentó en más de ocho veces en el valor de las acciones el año pasado, a pesar de que su producción es sólo una fracción de la de rivales como Toyota, Volkswagen o  General Motors. En este contexto, al menos tres firmas subieron sus precios objetivo para las acciones de la compañía, con Wedbush siendo la más osada al apuntar a los 1.000 dólares, muy por encima del precio objetivo promedio de 712,50 dólares, según datos de Refinitiv.

Tesla entregó 184.800 vehículos en todo el mundo durante el primer trimestre de 2021, por encima de las estimaciones de 177.822 vehículos, según datos de Refinitiv, lo que empujó los precios a 713 dólares antes de la campana, mientras que otros fabricantes, como NIO, Workhorse o Xpeng subían alrededor del 3%. «El sector (de los vehículos eléctricos) parece preparado para reanudar su marcha al alza, teniendo en cuenta el aumento de la demanda de vehículos eléctricos en China, Europa y EE.UU. Las cifras de entregas de Tesla podrían ser la chispa necesaria para poner en marcha el próximo repunte», dijo Jesse Cohen, analista principal de Investing.com.

LChR/Bloomberg