Escúchanos online

Triogía del Baztán, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta

David Blanco.

Tras haber analizado El guardián invisible en la sección anterior. Esta vez  completamos nuestro repaso a la trilogía del Baztán hablando de Legado en los huesos y de Ofrenda a la tormenta.

Legado en los huesos, la segunda parte de la trilogía, muestra cómo la inspectora Amaia Salazar, embarazada, deberá enfrentar un nuevo caso, tras el suicidio de varios presos, que dejan una palabra escrita: Tarttalo. Esta obra incorpora al thriller un componente religioso y mitológico más rico, manteniendo un cuidado trabajo de ambientación, logrando una atmósfera que atrapa al espectador.

Aunque mantiene la línea de la primera parte en casi todo momento, la abundancia de personajes, de flashbacks y de líneas de acción paralelas le añaden una complejidad y una confusión innecesarias. Aunque quizás sea la más ambiciosa, peca de exceso de elementos, un fenómeno que arrastra la tercera parte.

Ofrenda a la tormenta, tercera y última parte de la trilogía, ofrece un cierre digno y solvente, si bien es posiblemente la obra más floja de las tres. No diremos nada sobre su sipnosis para no desvelar lo ocurrido en las obras anteriores. La factura es muy notable, como ocurría con sus predecesoras, pero la acumulación de tramas, detalles y personajes resulta confusa.

Cabe destacar que, además de Marta Etura, Susi Sánchez, Elvira Mínguez, Paco Tous, Carlos Librado o Pedro Casablanc, presentes ya en la primera película, en estas dos se añaden al reparto nombres como el de Leonardo Sbaraglia, Imanol Arias o Ana Wagener.

Además de este destacadísimo reparto, la trilogía dirigida por Fernando González Molina, resulta en su conjunto redonda y muy atractiva. Quizá esa riqueza de elementos dé lugar en ocasiones a cierta confusión, pero eso no impide un gran trabajo de ambientación y el logro de una atmósfera opresiva y oscura.

La trilogía del Baztán, que adapta las exitosas novelas de Dolores Redondo, es más que la suma de sus partes, por lo que la recomendamos, volviendo a poner en valor lo absorbente y cuidado de su ambientación.