A diferencia de otras firmas financieras, que decidieron hacer las maletas, UBS Group está estableciendo un segundo centro para Medio Oriente en Qatar que eventualmente agregará los servicios de banca de inversión y gestión de activos a su negocio de gestión de patrimonios como parte de una expansión en la región. La nueva oficina abrirá en unas semanas y UBS tiene la intención de contratar a unas 20 personas para fin de año, según una fuente informada sobre los planes, que solicitó el anonimato porque no son públicos.

Los nombramientos incluirán personal administrativo y de apoyo, así como gerentes de relaciones para construir negocios con clientes de Qatar, dijo la fuente a la agencia Bloomberg.

El negocio de la gestión patrimonial aprovechará un mercado donde el ingreso per cápita es casi seis veces mayor que el promedio mundial, según datos del Banco Mundial. Tener presencia en el terreno también abre a UBS la oportunidad de administrar activos potencialmente en nombre de uno de los fondos soberanos más grandes del mundo, la Autoridad de Inversiones de Qatar.

UBS firma un memorando de entendimiento para ampliar su oferta en Catar

El banco más grande de Suiza contrató a Tarek Eido, de HSBC, para supervisar su negocio de gestión de patrimonio en Qatar, a partir del 1 de marzo, según un memorando que el banco envió a los empleados la semana pasada y que fue confirmado por un portavoz. Reportará a Ali Janoudi, responsable del negocio de patrimonios en Oriente Medio y África.

La medida se suma a una serie de contrataciones. Este año, Desh Sharma, con sede en Dubai, se unió a la family office global de UBS junto con otros cuatro banqueros patrimoniales que trajo de Credit Suisse. UBS reforzó su expansión regional en 2019 al contratar a Iqbal Khan, el exjefe de la unidad de gestión de patrimonio internacional de Credit Suisse.

Nace el segundo banco más grande de Catar tras la fusión entre Al Khalij y Masraf

Khan, codirector de la unidad de patrimonio de UBS y presidente para la región de Europa, Medio Oriente y África, estableció el año pasado el objetivo de duplicar los activos de los clientes que gestiona en Medio Oriente y África después de separar la región del territorio más amplio de EMEA.

La oficina de Doha servirá como un segundo centro regional después de Dubai, dijeron personas familiarizadas con el asunto. A más largo plazo, el negocio se ampliará para incluir negocios de banca de inversión y gestión de activos, dijeron, pidiendo no ser identificados porque los planes son privados.

Además de Qatar y Dubai, UBS tiene oficinas en Arabia Saudita y Bahrein, según su sitio web.

LChR/Bloomberg