Lo adelantábamos en Golfo Radio como uno de los grandes casos de este año en los tribunales, y empiezan a cumplirse algunas predicciones. El vicepresidente y heredero de Samsung, Lee Jae-yong, regresará a prisión, con lo que asaltan las dudas en torno al futuro del liderazgo de la gigante tecnológica. El Tribunal Superior de Seúl en Corea del Sur condenó a Lee a dos años y medio tras las rejas tras encontrarlo culpable de malversación y soborno. Tras el veredicto, fue detenido de inmediato.

 

Es el último giro en una controversia que ha seguido a Samsung durante años. Lee, también conocido como Jay Y. Lee, se vio envuelto en un escándalo de tráfico de influencias masivo que derrocó al gobierno de la expresidenta surcoreana Park Geun-hye. De hecho, la propia Park está pasando unas dos décadas en prisión en relación con este caso. Por su parte, Lee fue declarado culpable de soborno y otros cargos de corrupción en 2017, y sentenciado a cinco años de prisión en ese momento. Pero salió en libertad después de menos de un año, cuando un tribunal de apelaciones desestimó algunos de los cargos y suspendió su pena.

 

Los abogados se frotan las manos: 2021 viene con los juicios más grandes conocidos hasta ahora

 

El regreso de Lee a prisión llega en un momento crítico para Samsung, pues su padre y presidente de la empresa, Lee Kun-hee, murió el año pasado tras haber pasado en coma los últimos tres años. Desde entonces, su hijo había estado operando como líder de facto de Samsung.

 

LChR