El doctor Ciro Ugarte, director de emergencias de salud, confirmó la presencia de Venezuela desde hace años en el Fondo Rotatorio de la Organización para la adquisición de vacunas. Sin embargo, debido a la situación actual de Venezuela, el país no ha podido hacer el pago por la compra de vacunas y en este momento la deuda acumulada es de unos 11 millones de dólares aproximadamente.

Esta situación lleva a que este país no pueda comprar vacunas a través del Fondo Rotatorio para Venezuela en este momento, a pesar de que se había incrementado el crédito para el país. Pese a esta situación, Ugarte indicó que tanto el Fondo Rotatorio como UNICEF “están apoyando a Venezuela en la adquisición de vacunas” y se consiguieron donaciones de “otras fuentes”.

El apoyo técnico y logístico busca aumentar las coberturas de inmunización en el país a través del fortalecimiento de la vacunación de rutina y también de campañas de vacunación.

Al mismo tiempo, indicó el doctor Ugarte, que actualmente la Organización apoya “a toda la red de inmunizaciones del ministerio de Salud de Venezuela con el despliegue en los veinticuatro estados, con profesionales que en los próximos meses estarán a la dedicación exclusiva para fortalecer el programa ampliado de inmunizaciones”.

El proceso de distribución de la vacuna contra la COVID-19 será complicado y caro para la región, destacó en rueda de prensa el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, el doctor Jarbas Barbosa.

“Sabemos que entregar una vacuna será desafiante y costoso. De hecho, las últimas proyecciones del Mecanismo COVAX (Working for global equitable access to COVID-19 vaccines) para América Latina y el Caribe estiman que vacunar al 20% de la población costará más de 2000 millones de dólares”, según indicó el doctor Barbosa.

Barbosa reconoció que las cifras que se barajan son “altas”, pero destacó que invertir en vacunas es una decisión “inteligente y necesaria”; y que, por ello, la Organización trabaja con los Estados miembros para garantizar que todos los países interesados puedan acceder al Mecanismo.

En paralelo, añadió que la OPS se ha asociado con el Banco Interamericano de Desarrollo, la Unión Europea y otras instituciones financieras para garantizar la financiación necesaria que permita la adhesión de los países de menores ingresos de la región.

“Los países de las Américas que se autofinancien y que participen en el Mecanismo COVAX tendrán la opción de comprar la vacuna a través del Fondo Rotatorio de la OPS, lo que acelerará el acceso: han estado utilizando este mecanismo durante años y han adaptado sus leyes y reglamentos”, explicó.