Ímola, Italia, es un trazado legendario como pocos en la Fórmula Uno y este domingo quedó como anillo al dedo para el llamado a ocupar el trono que aún ostenta el británico Lewis Hamilton.

Max Verstappen no protagonizó un triunfo cualquiera en Emilia-Romagna en el segundo Grand Prix del 2021, sino que fue un GRAN triunfo, con letras en mayúsculas. ¿Por qué? En el análisis, la carrera se desarrolló más allá de la estrategia, fue un toma y dame de los pilotos; el holandés de Red Bull, quien partió tercero, plantó cara desde un principio en un mano a mano con Hamilton.

Fueron unas primeras vueltas frenéticas, con presencia de lluvia y la carrera solo planteada para Verstappen y Hamilton y el, aparente heredero del trono, aunque parece pronto para decirlo, neutralizó cualquier embate que le propuso su seguidor.

El británico Lando Norris arribó tercero y fue nombrado el piloto más destacado de la carrera tras subir al podio pese a tener que remontar tras una mala salida.

El que no tuvo mayor suerte fue el mexicano Sergio Pérez al perder el control de su monoplaza en la vuelta 38 y quedar fuera de la lucha, pese a haber tenido una ronda de clasificación de ensueño. El español Carlos Sainz concluyó quinto y Fernando Alonso en el puesto 11.

En la clasificación general de pilotos, Lewis Hamilton sigue líder con 44 puntos, uno por encima de Max Verstappen. En constructores Mercedes está a la cabeza con 60 puntos contra 53 de Red Bull Racing Honda.

El próximo gran premio de Fórmula Uno será en Portugal el domingo 2 de mayo.