En unos días, el Grupo VW examinará detenidamente su cartera y, según un nuevo informe de la agencia Reuters, podría decidir poner a la venta Lamborghini, Bugatti y Ducati, en un cambio que sin duda hará historia en la firma por el giro hacia el mercado de eléctricos mientras intenta duplicar su valor. Si bien una venta de cualquiera de los tres sería drástica, trascendió que el fabricante considera varias opciones, entre las que se incluye la inclusión de la firma de Volskwagen «sociedades tecnológicas» o alguna forma de «reestructuración».

 

Esta revisión pasa a medida en que el conglomerado asigna sus recursos no solo a vehículos eléctricos de producción masiva, sino también a desarrollar y producir tecnologías de vehículos autónomos y semiautomáticos, automóviles conectados y más. Es un esfuerzo costoso, y algunos dentro de VW se preguntan si vale la pena desarrollar vehículos eléctricos para marcas que han construido una gran reputación con motores de combustión.

 

Para el presidente ejecutivo de VW, Herbert Diess, las marcas marcas deben medirse en función de los nuevos requerimientos de sus consumidores. Y aunque las especulaciones sobre los planes de la firma hacia sus marcas Premium no son nuevas —el año pasado corrieron rumores de que venderían Lamborghini y Bentley en 2030—, hay algunos futuros interesantes. Este mes, por ejemplo, surgieron algunos documentos que apuntaban a que VW había acordado vender Bugatti a Rimac, el fabricante de automóviles eléctricos croata.

 

Ver a Bugatti y Lamborghini vendidos sería sorprendente, pero ambos han tenido varios propietarios diferentes desde su fundación. Según el sindicato más grande de Alemania, IG Metall, quienes no están en discusión son Porsche o Audi. Sin embargo, el líder de la organización, Joerg Hofmann, dijo que no se opone a la idea de incluirlos.

 

LChR